viernes, 30 de abril de 2010

Vademecum enfermeril



Este post es un corta y pega del blog de la Doctora Jomeini, el lado oscuro del quirófano,un blog genial que os invito a leer, Jomeini es una R3 de Anestesia criada en Medicina de Familia y 7 años adjunta en Urgencias, debe ser un placer trabajar con una profesional tan divertida, un blog inteligente y humano.
Para más datos tiene otro blog: El fogón de la Dra Jomeini. Donde se cuecen, a fuego lento, recetas y literatura. Magnífico, sensible.

Me encantaría conocerla, mientras tanto, me encanta leerla.

"Dios es sabio. Y donde pone un mal médico, pone siempre un buen enfermero. Lo sé porque los enfermeros me han salvado el culo en muchas ocasiones. Soy una anestesioblasta amamantada por la medicina de familia y la urgencia. Eso quiere decir que, a lo largo de los años que llevo ejerciendo la medicina he trabajado con todo tipo de enfermeros (buenos, buenísimos, malos, malísimos), así que he decidido hacerme un vademecum:
- Enfermeros inotrópicos: Son aquellos capaces de revitalizar el lugar en el que están. Eficaces, sensatos, bombean sangre fresca por donde quiera que pasan.
- Enfermeros laxantes: Los ves llegar y te cagas por las patas.
- Enfermeros antiácidos: Suelen ser enfermeros antiguos. Son aquellos que manejan el cotarro de tal forma que te hacen tragar cualquier cosa sin que te siente mal.
- Enfermeros anticoagulantes: Si dependes de ellos, se te hace horchata la sangre.
- Enfermeros quimioterápicos: Necesarios, pero agotan, dan nauseas y te quedas sin pelo de tanto mesártelo.
- Enfermeros antibióticos: Son capaces de eliminar toda traza de infección del turno anterior, pero te lo cuentan: "Es que esta niña nueva, mira lo que ha hecho...Ha cargado 10 en 50, ¿a quién se le ocurre?" o "Por qué no le ha cogido un dieciocho en vez de un veinte, vaya mierda".
- Enfermeros broncodilatadores: uno no los ve, pero aportan oxígeno. Callados, serios, a lo suyo. Eficacia probada.
- Enfermeros rivotril: Tratan las convulsiones que no te darían de no estar ellos. Son enfermeros resabiados, que te corrigen constantemente (a veces, con razón, lo que jode aún más) y que machacan a sus compañeros.
- Enfermeros myolastan: Más vagos que la chaqueta de un guardia. Tienes que recordarles las cosas varias veces para que despierten de su letargo.
Y, por último, enfermeros anestésicos: Son aquellos que te permiten relajarte porque sabes que todo está en buenas manos y el equipo va a ser realmente un equipo.

Dedicado, con todo mi cariño y no poco de coña, a los enfermeros de Urgencias (que me sufrieron tantos años), a los de Quirófano, Recu y Paritorio, que no saben la que se les viene encima ahora que empieza mi andadura como R3..."

2 comentarios:

  1. me parece un vademecum estupendo que define la fauna enfermeril. un saludo

    ResponderEliminar
  2. yeahh!!
    esta super..
    soy enfermera y me encanto..
    jajajaja..
    saludos
    y exito

    ResponderEliminar