miércoles, 27 de septiembre de 2017

#NOMASINSULTOS POR FAVOR. Tengamos la guerra en PAZ

Reflexión sobre la comunicación en redes y una pequeña petición. El caso Spiriman.

Buenas noches Dr. Candel:

Recuerdo el día que te conocí por teléfono, mayo de 2016, tan valiente, tan generoso, querías utilizar a tu personaje de ONG (Spiriman) para defender a tus compañeros de un youtuber maleducado que atacaba a la sanidad pública. Yo abría los ojos sorprendida, encantada, incluso te recomendé no hacerlo, porque podías salir malparado, porque tu ONG era más importante y porque quien tenía que salir a defender y a dar explicaciones era la Administración, y era la que tenía que proteger y defender el buen nombre de los y las profesionales (por cierto, no fue así, hubo silencio).

Meses más tarde Spiriman no lo dudó, las quejas profesionales, las urgencias, el traslado de los hospitales en verano, el déficit de profesionales, las listas de espera, las emociones de 2 familias que se unían  y/o se separaban (toda la vida trabajando juntas) y no se sentían escuchadas, la falta de circuitos entre unidades, el traslado de un edificio y 3 más, la falta de comunicación interna y externa, la organización, el cambio, los teléfonos que no funcionaban, las políticas, los políticos, los palos en las ruedas, las urgencias no finalistas …
Eran tantos factores en juego que todos esperaban un héroe que le diera voz a sus quejas.

Nota al margen: No todo eran problemas, había personas y profesionales extraordinarios, que a pesar de todo, a pesar de tanto, intentaban que todo fuera bien en todos los niveles.

Entiendo que naciera Spiriman, entiendo que la ciudadanía y los profesionales salieran a la calle. No era una marea, era un tsunami.
Entonces empecé a mirar a la luna no al dedo, no al personaje. Quería ver ¿qué señalabas? ¿Qué le pasaba a nuestra sanidad, qué había que mejorar?

Estoy contigo en que somos los profesionales los que debemos mejorar y proponer las ideas e incluso sacar a las manzanas podridas del cesto (no dudes que muchos lo hacen en sus pequeños espacios, te podrías sorprender).

NO voy a dar mi opinión sobre la fusión y la desfusión.
Pero si me pregunto:
¿Qué han ganado nuestros pacientes y los profesionales? ¿Qué hemos perdido?
¿Era la mejor opción 2 hospitales completos?
¿Han participado TODAS las partes que tuvieran algo que decir?
¿La desfusión… no sería la respuesta al que más ruido hace en un momento político delicado?
¿Cuánto ha costado esto?.
Se que es un tema muy complejo. ¿Realmente podemos pagarnos 2 códigos infarto, 2 códigos ictus, y los helipuertos para pacientes politraumatizados y 2 de cada y dos jefes y dos… son necesarios?
En fin, espero que estas dudas estén siendo resueltas y analizadas por todas las partes y con los mejores profesionales.

Tienes un gran poder Spiriman, y quien tiene un gran poder tiene una gran responsabilidad. 

Mi petición, por favor, es que pacifiques la comunicación: #nomasinsultos Spiriman.
Estas lanzando nombres en tu red para hacer juicios sumarísimos, y no sé si es legal, pero creo que ético no es. Y si algún profesional de los que has señalado con nombre y apellidos ha cometido alguna ilegalidad, denúncialo en el juzgado.


No comparto tus formas (es mi opinión diferente) y quiero escribirlo en mis redes porque he sido una cobarde, tuve miedo, si. Fui una cobarde cuando no defendí a mis amigas Ruth y Mercedes por hablar en redes de diálisis. (Habían ganado un premio, habían cedido la APP al SAS, y habían salido con fotos de políticos al recibir el premio. ¿Qué pecado es ese para ser crucificadas en las redes? ) Y ahora seré una cobarde si no digo públicamente que Magdalena es una magnífica profesional y mejor persona. Son muchos años, muchas horas trabajando con ellas y son mi familia, y yo por mi familia (haré el chiste) maaa-to.

Creo en la escucha al otro que tiene ideas diferentes, en el debate, en el respeto, para mi una crítica es un regalo, pero si hoy entro a tu página a dar una opinión diferente a la tuya, tengo un alto riesgo de ser crucificada al grito de "so mierda" y ¿sabes? no todos los que opinan diferente son estómagos agradecidos, ni mierdas, ni sinvergüenzas, ni ladrones, ni corruptos,…. Son y somos personas.


Si tu objetivo es una sanidad digna, no olvides tu objetivo.
Todo mi respeto al grito de “por una sanidad digna”. Ese es el objetivo que todos los profesionales y pacientes queremos y por el que trabajamos.
Y todo mi desacuerdo en las formas, #nomasinsultos por favor. Tengamos la revolución en PAZ.


Gracias por escucharme.

5 comentarios:

  1. Totalmente de acuerdo contigo Rosa! Un abrazo!

    ResponderEliminar
  2. HE LEÍDO con detenimiento tus reflexiones y me parecen sobre todo compensadas y sinceras ( había pensado valientes pero...). Y no lo digo tras escuchar a varios profesionales que reflexionan sobre las fusiones y desfusiones y sus costes y sus ventajas. Pienso, como dices, que no hay que perder el objetivo, pero tampoco perder las formas.

    ResponderEliminar
  3. Me ha llegado tu reflexión. Gracias. #nomasinsultos

    ResponderEliminar
  4. Muchas gracias por vuestros comentarios, éste post es sólo una humilde petición desde el respeto de tener una comunicación en PAZ.
    un saludo rosa

    ResponderEliminar
  5. Totalmente de acuerdo con tu argumento, creo que Jesús hace tiempo se desvío del objetivo por el que miles de personas nos movilizarnos, soy de los que he recibido esos insultos que comentas, únicamente por pensar distinto y comentar que no me parece bien tanto insulto, tanto señalar y dar nombres en sus vídeos, si no bailas a su ritmo estás crucificado, no me van los pensamientos únicos, siempre son dañinos a la corta o la larga, suele ocurrir que al tener algún tipo de poder, en su caso, el de movilización y tener a la inmensa mayoría de su parte, ese poder hace que se nublen tus ideas y pierdas el norte y la perspectiva de lo que se denanda, te creces y te sientes superior y eso hace que el camino se desvíe, opino que es lo que le ha ocurrido a Jesús Candel, a perdido el norte y dudo que ya su único objetivo sea una mejor Sanidad, esa Sanidad digna que todos queremos, profesionales y usuarios. Estoy de acuerdo y pido: #NoMasInsultos.

    Muy acertada tu reflexión Rosa.

    Saludos

    ResponderEliminar